¿No sabes cómo leer en voz alta a tus hijos o hijas? ¿Crees que la lectura de cuentos infantiles se limita a leer las palabras? ¡Ni mucho menos! Hoy te demostraré que la lectura en voz alta puede facilitar la comprensión y el razonamiento de tus pegotetes. Puedes aplicar estos consejos en casa y en la escuela, y ya verás cómo además os divertís un montón. ¿Me acompañas?

1. La lectura en voz alta es un placer en sí mismo

En Pegotetes no podemos parar de recomendar la lectura desde bebés, ya que son conocidos sus múltiples beneficios en el lenguaje, lectoescritura, razonamiento, creatividad, habilidades sociales, tolerancia y respeto, etc. ¡Hasta tienes similares beneficios si optas por los audiocuentos!

lectura en voz alta

Pero leer a tus hijos o hijas es un placer en sí mismo, ya que es una experiencia compartida, en la que tenemos toda su atención y disfrutamos juntos de una misma actividad. Al igual que nos sucede con los juegos de mesa, estos momentos son muy buscados y fomentados en mi familia, siendo una de las actividades favoritas, no sólo de mis pegotetes, sino de mamá y papá también.

Si además quieres exprimir al máximo la lectura de sus cuentos favoritos, te recomiendo seguir estos consejos para enriquecer esta experiencia.

2. ¿Qué libros usar?

En Pegotetes tienes varios artículos con nuestros libros favoritos, así que en principio cualquier libros es bueno para leer en voz alta. Sin embargo, todos deben cumplir con estos mínimos para poder aplicar los consejos del artículo:

  • Libros infantiles con ilustraciones.
  • Cuentos que tengan principio y final, es decir, que cuenten una historia.
  • Cuentos con varios personajes.

Te recomiendo leer el mismo libro varios días seguidos, incluso durante toda una semana. Así lo hacía en la escuela para poder llevar a cabo todos estos consejos en forma de preguntas, ya que todas el mismo día se haría demasiado pesado y disminuiría su atención.

Me gustaría también recomendarte estos dos libros para la lectura en voz alta que son perfectos para fomentar todo aquello de lo que te hablaré en este artículo:

3. Secuencia

Hace poco te hablaba de la importancia de la secuencia de historias en estas tarjetas para preescolar, y cómo las he usado a diario en mis clases de Educación Infantil. Pues bien, siguiendo con la misma idea, aprender a ordenar eventos es muy importante en pegotetes de 3 a 6 años, ya que les ayuda a entender su entorno y organizan sus pensamientos.

¿Qué pasa al principio del cuento? ¿Y después? ¿Y qué pasa al final de la historia?

Una vez tu pegotete ya conozca el cuento y lo hayáis leído varias veces juntos, puedes hacerle estas preguntas. Al principio necesitará ayuda, así que juntos podéis volver a las ilustraciones del cuento para recordar el orden de los eventos. Al final de la semana seguro que es capaz de contarle un resumen del cuento a su hermanito o abuela.

4. Predicciones

Las predicciones fomentan la creatividad e imaginación, además del razonamiento, lógica y lenguaje. Puedes animar a tu pegotete a hacer predicciones en la primera lectura del cuento, y también días después.

¿Qué crees que pasará después? ¿Cómo imaginas que seguirá la historia?

Las predicciones se diferencian de la Secuencia anterior en que aquí tu pegotete debe usar su imaginación e inventarse qué pasará después, sin saberlo a ciencia cierta. Por eso es mejor hacer estas preguntas antes de que conozca el libro y le sea familiar.

5. Emociones

En Pegotetes damos mucha importancia a la Educación Emocional como parte vital del desarrollo de nuestros hijos e hijas, al igual que puede serlo una Educación más académica como las matemáticas o lectoescritura.

Para aprender a identificar y manejar emociones, no hay nada mejor que los cuentos. De hecho, en uno de nuestros últimos artículos, te comparto un listado con mis propuestas favoritas para hablar de emociones y trabajar la autoestima. Cualquiera de los libros anteriores son perfectos para este ejercicio, así como otros en los que el protagonista pase por diferentes emociones como alegría, tristeza, enfado, etc.

¿Cómo se sienten los personajes? ¿Cómo te sentirías tú en esa situación?

¿Te gusta hablar de emociones con tus pegotetes? Pues no te pierdas nuestro último taller virtual sobre emociones en el que también hablamos de arte. ¡Todo un éxito!

6. Conecta con su propia experiencia

¿Alguna vez has leído un libro que te ha recordado a un lugar o momento de tu vida? Pues esto mismo sienten nuestros pegotetes con muchos de los libros que les leemos. A veces esta conexión se hace de manera espontánea, por ejemplo: “¡Mamá, este gatito es parecido al nuestro!” o “Estas montañas son como a las que fuimos nosotros”.

Pero a veces necesitan un pequeño empujón para ayudarles a hacer estas conexiones. Los beneficios de conectar unas experiencias con otras, además del lenguaje, ayudan organizar su memoria, logrando que esos esquemas mentales sean cada vez más claros y sólidos.

¿A qué te recuerda esta situación? ¿Te ha pasado a ti algo parecido antes? ¿Cómo lo resolviste?

Además de preguntar por su experiencia pasada, podemos también preguntar acerca de cómo lo resolvieron, si es que hablamos de algún conflicto. Por ejemplo, recordar cómo hicieron frente a las burlas de sus compañeros, puede ayudarles a crear nuevas estrategias para el futuro.

¿A qué otro cuento te recuerda este? ¿En qué se parecen / diferencian?

También podemos conectar ese libro con otros libros anteriores, bien del mismo autor o con la misma temática. Por ejemplo, a mi hija le encantan los cuentos de sirenas y a mi hijo de piratas, así que solemos conectarlos unos con otros y ver sus semejanzas y diferencias.

7. Final alternativo

Por último, otra de las técnicas que podemos usar para fomentar el razonamiento y la imaginación, es preguntar a tu pegotete por un final alternativo. Es muy divertido tratar de imaginar un final diferente para el lobo de Caperucita, o la bruja de la Sirenita.

¿Qué otro final se te ocurre diferente al original? ¿Cómo puede seguir la historia al día siguiente?

Otra opción es extender la historia, es decir, imaginarnos nuevos eventos para los personajes después del final del cuento. ¿Qué hace la Sirenita en su nueva vida con piernas?, ¿qué pasa con Caperucita una vez sale de la casa de su abuelita de vuelta a casa?

Espero que estos consejos te hayan resultado útiles y enriquezcas aún más la lectura en voz alta con tus pegotetes. No olvides dejar tu opinión en comentarios para ayudarnos a seguir creciendo.

¡Feliz lectura!


Pilar Gonzalez

Mujer, maestra bilingüe y madre de dos pegotetes. Estudié Psicología y pronto me fui especializando en áreas sociales y educación. Educar a una hija e hijo está siendo apasionante, y quiero compartir aquellos consejos que hubiera agradecido leer hace unos años. Ser madre es agotador, frustrante, sorprendente y, sobre todo, divertido. O al menos eso intento. ¿Me acompañas?

0 comentarios

¿Te gustó? Deja tu comentario, me encantará leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: