Los juegos de mesa, además de servir para pasar un buen rato en familia, pueden contribuir a trabajar muchas otras habilidades en nuestros pegotetes. Hoy nos centraremos en los juegos de mesa para 2 y 3 años. Hablaré de sus beneficios, cómo introducirlos y mis favoritos para estas edades. ¡Mi turno!

¿Por qué recomiendo juegos de mesa?

Las madres y padres jugones como nosotros, vemos a nuestros pegotetes como futuros jugadores en potencia que estamos deseando “entrenar” para este maravilloso mundo de los juegos de mesa. Desde que nos mudamos a EEUU y llegaron nuestras criaturas, el tiempo dedicado a los juegos de mesa se ha ido reduciendo hasta extinguirse. Ahora, volvemos a disfrutar contagiando este amor por jugar a nuestro hijo de casi 2 años e hija de casi 4 años.

juego de mesa de trenes
Jugando a juegos de mesa en familia es de lo más divertido

Me alegra comprobar que existen muchísimos blogs y cuentas especializadas en juegos de mesa para niños y niñas. Las aulas de las escuelas también se empiezan a llenar de juegos de mesa y los incorporan a sus rutinas. Si queréis saber más os recomiendo cuentas como Bebé a Mordor, Cuéntame un juego, Tang de Naranja, o el grupo El Pequeño Rincón de los Juegos de Mesa. Son referentes en el tema y os pueden ayudar a encontrar el juego perfecto para vuestros pegotetes.

Si hablamos de editoriales, sin duda os recomiendo Haba como la editorial de referencia para juegos de mesa infantiles. En su web tenéis juegos clasificados por edades e incluso han sacado una colección llamada “Mis primeros juegos” donde se incluyen muchos de los juegos de mesa de hoy.

¿Cómo introducir los juegos de mesa para 2 y 3 años?

Lo primero para introducir los juegos de mesa para niños y niñas es colocarlos en un lugar accesible para ellos. Seguro que habrás oído hablar del “ambiente preparado” de la filosofía Montessori, y uno de sus principios es facilitar la independencia y exploración a los peques en casa.

En mi casa, todo aquello que está al alcance de mi hijo e hija, se entiende que pueden usarlo. Por supuesto hay algunos límites, como los armarios del baño, mi mesa de noche, etc. Pero en sus zonas de juego tienen accesibles juguetes y materiales que están a su libre disposición. En la foto veis cómo los juegos de mesa, los libros y la música están a su altura y acceden a ellos de manera independiente.

Juegos de mesa para niños y niñas accesibles a su altura

Nosotros hemos tenido que ir adaptando mi casa a las nuevas necesidades. Nos tocó guardar todos los juegos de mesa adultos y llenar la estantería de juegos de mesa y libros infantiles. Ahora, pueden explorar los juegos y son una opción más de ocio. La regla de “si no lo veo, no lo uso”, está más que comprobada. Si quieres que tu peque juegue con algo, ¡pónselo a la vista!

Siguiendo nuestras rutinas, suele ser después de la siesta cuando hacemos actividades más orientadas al ocio, como juegos de mesa, actividades en el patio y manualidades.

Solemos sugerir jugar y de hecho empezamos a jugar para que vean el mecanismo. Al principio la toma de turnos es lo que más les cuesta, por lo que solemos reducir las reglas a simplemente hacer turnos para tirar el dado. Después, vamos añadiendo algunas reglas simples en las próximas semanas.

Tratamos de jugar al mismo juego varias veces y no explicar un juego nuevo hasta no dominar el anterior. Una vez ya conocen el mecanismo de los juegos, suelen ser ellos los que van mostrando sus preferencias y proponiendo ellos mismos jugar a uno u otro.

¿Qué beneficios tienen los juegos de mesa?

Beneficios de los juegos de mesa
Concentración, autogestión, autocontrol, memoria, motricidad fina, etc.
  • Cuando hablé del juego dramático, ya hablé de la importancia que está empezando a darse a la función ejecutiva y autorregulación en los niños y niñas, como predictor del éxito de su vida de adultos. Los juegos de mesa nos ayudan a que los niños y niñas aprendan a autocontrolarse, ya que deben esperar su turno y controlar el impulso de seguir jugando.
  • Otro ejemplo de autorregulación es controlar sus emociones o expresarlas correctamente. Los niños y niñas aprenden a ganar y a perder. Al principio mi hija se enfadaba y lloraba inconsolable cada vez que perdía. Muchas de sus rabietas empezaban al perder. Ahora, lo tolera con normalidad y pide volver a jugar para intentar ganar la siguiente partida.
  • Por supuesto, uno de los placeres de los juegos de mesa es la estrategia. Nuestro cerebro está continuamente funcionando tratando de adelantarse a los demás jugadores y poder ganar el juego. Los juegos de mesa nos ayudan a pensar y a hacerlo cada vez mejor y más rápido. Evidentemente, no esperemos mucha estrategia en los juegos de mesa para niños de 2 y 3 años, ya que todo depende del azar, pero ya les vamos “entrenando” para otros más complejos.
  • Otro beneficio es el aspecto social de los juegos de mesa. Aunque hay algunos individuales, los juegos de mesa están pensados para jugarlos con otras personas. Es un momento social que obliga al diálogo, a compartir y a pasar un rato juntos.
  • Los juegos de mesa activan la memoria, ya que debo recordar las reglas, mi estrategia para ganar, los últimos movimientos del resto de jugadores, los pasos de mi siguiente jugada, etc.
  • A los niños y niñas de 2 y 3 años, les permiten mejorar su motricidad fina y coordinación ojo-mano. Tirar dados, mover su ficha, etc. son algunos ejemplos que requieren habilidad con las manos.
  • Muchos juegos de mesa para niños son a su vez educativos, pudiendo trabajar matemáticas y lectoescritura como otro de los muchos beneficios.

Juegos de mesa para 2 años

Mi primer frutal

Este “Mi primer frutal” de la editorial Haba fue el primer juego de mesa para niños que probamos con mi hija cuando tenía algo más de 2 años. Es un juego muy sencillo de 1 a 4 jugadores, en el que tiras un dado para ver el color de la fruta que puedes recoger. Si aparece el cuervo avanza una casilla y si llega al final, todos perdemos. Nosotros empezamos trabajando los turnos y colores, y después introdujimos la regla del cuervo. Súper recomendado como primer juego de mesa.

Mi primer frutal

¿Qué trabajamos? Trabajamos colores, tolerancia a la frustración cuando sale el cuervo, motricidad fina y autorregulación esperando turnos. No hay estrategia ya que depende exclusivamente del azar.

Componentes del juego de mesa "Mi primer frutal"
Componentes del juego de mesa “Mi primer frutal”

¿Qué alternativas tiene el juego? Los materiales son preciosos de madera de muy buena calidad, así que yo lo he usado con mi hijo de 1 año y medio para clasificar por colores las frutas, además de trabajar vocabulario. También permite opción en solitario.

Hungry as a Bear (El osito hambriento)

Este juego de mesa para niños fue el segundo que introdujimos después de “Mi Primer frutal”. Se trata de “Hungry as a Bear“, traducido como “El osito hambriento”, también de la editorial Haba.

Hungry as a Bear
Hungry as a Bear (El osito hambriento)

La mecánica de este juego es simple: debemos alimentar al oso con la fruta o verdura que nos salga en el dado. Este juego ya estamos empezando a jugarlo con mi hijo e hija juntos, aunque a mi hijo pequeño aún le cuesta entender la mecánica y los turnos. Eso sí, la cuchara de cartón la tiene mordisqueada, así que cuidado con dejar estos juegos al alcance de niños menores de 2 años.

Componentes del juego de mesa para niños "Hungry as a Bear"
Componentes del juego de mesa para niños “Hungry as a Bear”

¿Qué trabajamos? Motricidad fina y coordinación ojo-mano, ya que deben llevar la ficha encima de la cuchara sin caerse. También vocabulario, lenguaje, habilidades sociales y memoria.

¿Qué alternativas tiene el juego? Podemos usarlo en solitario como juego de habilidad. También a modo de “Memory” y usamos la memoria dando la vuelta a las fichas de comida. Para niños de 3 años la editorial propone un juego de adivinanzas en el que los jugadores se hacen preguntas y así también trabajan lenguaje y habilidades sociales.

Juegos de mesa para 3 años

The Sneaky, Snacky Squirrel

The Sneaky, Snacky Squirrel” es un juego de mesa de 2 a 4 jugadores, para niños y niñas a partir de 3 años, principalmente por el tamaño de sus componentes, ya que puede ser peligroso que se los traguen. Este juego es de la editorial Educational Insights, la misma que el juego de Frida’s fruit fiesta que ya os recomendé en las 10 Actividades de Lectoescritura para trabajar letras.

The Sneaky, Snacky Squirrel
The Sneaky, Snacky Squirrel

Esta vez en lugar de un dado, tenemos una ruleta, por lo que de nuevo dependemos principalmente del azar. Introduce ligeramente la estrategia ya que podemos robar al contrario una bellota y nosotros elegimos el color.

¿Qué trabajamos? Motricidad fina al tener que usar las pinzas de ardilla para coger las bellotas. Nosotros al principio no las usamos por ser demasiado complicado para mi hija, pero actualmente sí que lo jugamos con esta modalidad. Autorregulación y control al esperar los turnos. Vocabulario y colores.

¿Qué alternativas tiene el juego? No tiene modo individual, sin embargo los pegotetes pueden jugar solos a completar sus troncos con bellotas, o como ejercicio de motricidad fina usando las pinzas y pasando las bellotas de tronco a tronco, etc. También podemos clasificar colores, aunque con 3 años seguramente es un hito que ya hayan logrado previamente.

Feed the Woozle

Este “Feed the Woozle” es como la versión avanzada del “Hungry as a Bear”. Es un juego de 2 a 5 jugadores con una mecánica similar: tienen que alimentar al monstruito, pero esta vez tienen que hacerlo siguiendo diferentes indicaciones según salga en la ruleta (saltando, marchando, bailando, etc.). Además, incorpora un dado con el número de fichas que poner en la cuchara, y tokens para la puntuación.

Feed the Woozle
Feed the Woozle

¿Qué trabajamos? Este juego es una forma genial de trabajar números, ya que vienen impresos en el dado. También aprendemos a contar el número de tokens al final del juego y comparar quién ha ganado y tiene el número más alto. Este juego por tanto, puede incluirse en las actividades de matemáticas para aprender números. Además, incluimos la motricidad gruesa, además de la fina, ya que tenemos que saltar, bailar, etc. y eso requiere práctica y coordinación.

Componentes de "Feed the Woozle"
Componentes de “Feed the Woozle”

¿Qué alternativas tiene el juego? El propio juego tiene 3 niveles de habilidad para 3, 4 y 5 años. La más difícil incluye jugar con los ojos cerrados y ser dirigidos por los compañeros.

Los tres cerditos

Los tres cerditos” de la editorial SmartGames es el primer juego de mesa de lógica en solitario que hemos introducido en casa. El juego sigue la historia de los 3 cerditos y el lobo. Mi hija adora los cuentos clásicos, así que pensamos que ya contábamos con esa motivación.

El niño o niña, debe ir resolviendo puzzles en los que lograr que el lobo no se coma a los cerditos moviendo las casas. Los componentes del juego son muy chulos, con los personajes en goma y las casas y tablero en plástico resistente. El juego además viene con el cuento clásico sin texto, así que podemos ir alternando entre juego y libro.

Los 3 cerditos
Los 3 cerditos, un juego de lógica en solitario

A mi hija de 3 años aún no le gusta jugarlo de manera independiente. Ha resuelto un par de puzzles con facilidad, pero de momento disfruta más viendo el cuento que jugando al juego. Las críticas del juego son muy positivas y suele gustar a muchos peques, así que seguiremos dándole una oportunidad en casa.

¿Qué trabajamos? Estrategia y planificación, lógica, pensamiento abstracto y espacial al tener que rotar las piezas mentalmente, tolerancia a la frustración, ya que a veces requiere de muchos intentos, resolución de problemas y percepción visual.

¿Qué alternativas tiene el juego? Además de las reglas establecidas, siempre podemos usar las figuras del lobo y los cerditos para jugar, además de usar el cuento que viene incluido. A mi hijo de casi 2 años le encanta manipular los personajes y las casas. Los puzzles del juego vienen organizados por dificultad, pudiendo disfrutar del juego hasta los 6 años.

¡Ahora es tu turno!

Hasta aquí mis juegos de mesa para 2 y 3 años favoritos. Diré que este artículo iba a incluir juegos de mesa de 2 a 4 años y tuve que reducirlo por la cantidad de juegos de los que pensaba hablar. ¡Me encantan! Así que prometo un próximo artículo con juegos de mesa para niños más mayores.

¿Tienes juegos de mesa en casa?, ¿te gusta jugar con tus pegotetes? Estoy deseando escuchar vuestras experiencias o dudas sobre los juegos de mesa. Te animo a compartir en redes sociales y etiquetar a @pegotetes con tus juegos de mesa favoritos o los del artículo de hoy.

¡A jugar!

Categorías: Familia

Pilar Gonzalez

Mujer, maestra bilingüe y madre de dos pegotetes. Estudié Psicología y pronto me fui especializando en áreas sociales y educación. Educar a una hija e hijo está siendo apasionante, y quiero compartir aquellos consejos que hubiera agradecido leer hace unos años. Ser madre es agotador, frustrante, sorprendente y, sobre todo, divertido. O al menos eso intento. ¿Me acompañas?

1 comentario

Uso responsable de las Apps infantiles en casa - Pegotetes · 30 de noviembre de 2020 a las 21:43

[…] lectura de libros independiente (aquí tienes mis recomendaciones), juguetes educativos (aquí mis favoritos), audiolibros (te explico más al final de este […]

¿Te gustó? Deja tu comentario, me encantará leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: