¿Crees que viajar en avión con niños y bebés es imposible? Fácil no es, no te voy a mentir, pero tampoco tiene por qué ser imposible o una experiencia desagradable. Después de los consejos para viajar en coche con niños, hoy te cuento los nuestros para viajar en avión, que en esto somos expertos. ¡Sigue leyendo!

Viajar por placer y necesidad

Ya te hablaba en el anterior artículo con consejos para viajar en coche, nuestro placer por viajar. Muchas familias incluso deciden convertir el viaje en un modo de vida, así que si quieres volver a ver todos los beneficios te dejo el enlace con el documental de ¡Hola Mundo!

¡Despegamos!

En nuestro caso, viajar en avión con niños se ha convertido también en una necesidad, ya que vivimos en EEUU y toda nuestra familia y amigos están en España. No hay vuelos directos, así que los viajes en avión acaban siendo experiencias de más de 14 horas. Llevamos volando con nuestros pegotetes desde que tienen 6 meses, así que hemos pasado por todas las etapas, aduanas, complicaciones, aerolíneas, etc. que puedas imaginar.

Estos son los consejos que hemos seguido y más nos han funcionado. Por supuesto, al ser tantas horas no todos los consejos funcionan siempre ni con todos los niños. Así que ármate de paciencia y recuerda nuestros consejos para no estresarte en vacaciones.

Viajar en avión con bebés

Una vez el pediatra te dé el visto bueno, puedes empezar a viajar con tu bebé en avión. De hecho, cuanto más bebés, suele ser más sencillo ya que lo único que necesitan es dormir y comer, y con suerte para ambas cosas sólo necesitan a mamá cerca.

Además, recuerda que los bebés menores de 2 años no pagan asiento, ya que viajan encima tuya, así que el ahorro es un motivo más para empezar a viajar pronto con tus pegotetes.

1. Lactancia o biberón

Si tu bebé disfruta con la lactancia materna, darle el pecho puede ayudarle también a calmar los nervios y evitar estrés en el despegue y aterrizaje. Si por el contrario tu bebé toma la leche en biberón, viajar en avión es bastante más difícil, ya que necesitarás mantener la leche fría o bien prepararla durante el viaje.

Viaje internacional con pegotetes de 6 meses y 2 años.

Todos los productos para bebés, incluidos líquidos como la leche, pueden pasarse por los controles de seguridad. Pero deberás esperar para que comprueben que no es peligroso, así que ve con mucho tiempo de antelación. No deben abrir la leche, sólo colocar el biberón en un detector especial. Cuando los bloques de hielo dejaban de enfriar, nosotros llevábamos bolsitas “zip” y pedíamos hielos en el avión y cafeterías del aeropuerto.

2. Pañuelo grande para las siestas

En los vuelos largos en avión la temperatura siempre desciende algunos grados, así que suelo viajar con algún pañuelo grande que usar a modo de manta y así tapar a mis bebés cuando quieren dormir. Si es un vuelo nocturno, suelen apagar las luces, pero al viajar con bebés sus ritmos de siesta son otros y necesitan dormir por el día.

Bebé y marido dormidos bajo el pañuelo. ¡Dos por uno!

3. Solicita cuna en el avión

Las aerolíneas internacionales con aviones grandes suelen tener una o dos cunas disponibles que puedes solicitar a la hora de hacer tu reserva. Nosotros siempre las hemos usado y los bebés duermen genial. El único inconveniente es que cada vez que te piden abrocharte el cinturón, tienes que sacar a tu bebé de la cuna, por lo que si es un vuelo movidito, se acaban despertando siempre.

En cualquier caso, los asientos donde están las cunas son bastante amplios así que disponer de sitio extra al viajar en avión con niños y niñas siempre es una ventaja.

4. Chupete o teta en aterrizaje y despegue

Para aterrizar y despegar, los oídos se suelen taponar por la presión, por lo que te recomiendo que aproveches estos momentos para darle el pecho, tomar el biberón o usar el chupete. La succión ayuda a destaponar los oídos, así que es una forma de evitar que estén molestos el resto del viaje.

5. Olvida las pantallas

Los bebés menores de 2 años no suelen estar interesados en las pantallas, y tampoco están nada recomendadas antes de esa edad como bien te explicaba en el artículo sobre uso responsable de la televisión y apps infantiles. En su lugar, te recomiendo que lleves algunos de sus libros favoritos, y le hables mucho y entretengas. ¡Creo que no he cantado tantas canciones ni inventado más cuentos que cuando hemos viajado en avión!

6. Mochila para portear bebés

Antes del año de edad te recomiendo las mochilas porta-bebés antes que el cochecito. Son mucho más cómodas y permiten que tengas ambas manos libres. Nosotros hemos usado la de Ergobaby hasta que mis hijos empezaron a andar y ya se negaban a usarla.

Paseando a mi bebé en la mochila.

Viajar en avión con niños

1. Paseos por el avión

Una vez tus pegotetes empiezan a andar, viajar en avión con niños empieza a complicarse, ya que aguantar tantas horas sentados es misión imposible. Mi mejor consejo es que trates de que anden y se muevan todo lo posible. Nosotros nos hemos recorrido los pasillos de cada avión una y otra vez. Mis hijos han ido saludando a los pasajeros, y ellos encantados. Nunca he visto a nadie que me pusiera mala cara, así que a caminar se ha dicho.

Mi hija con 2 años adoraba esta mochila para pasear por el aeropuerto.

2. Carritos ligeros para el aeropuerto

Los aeropuertos pueden ser un caos, y si tienes que hacer una o varias escalas y vas con prisa, necesitas llegar a tiempo a todas partes. Mi mejor solución han sido los carritos ligeros. Apenas pesan y puedes llevarlos hasta la misma puerta de embarque, donde los pliegas y te los devuelven en la siguiente escala.

En Central Park, NYC, con nuestro cochecito plegable.

Para viajar en avión con niños nuestro favorito es el Summer Infant 3D little, pero tienes muchos más similares. Cuando nació mi hijo nos pasamos a un cochecito ligero doble, que hemos tenido que renovar para ajustarlo a su peso. De momento estamos encantados con este doble de Zoe, súper ligero y mis hijos encantados.

Cochecito doble de Zoe.

Ahora mis pegotetes no usan cochecito a diario, ya que prefieren andar, correr, montar en bici o en monopatín. Sin embargo, para viajar o ir a parques temáticos se hace imprescindible hasta que sean más mayores.

3. Pizarras magnéticas

En uno de los artículos de lectoescritura ya te recomendaba estas pizarras magnéticas como alternativa a las tablets. Es una forma muy entretenida de dibujar y escribir, y apenas ocupan espacio. Solemos llevarlas también en nuestros viajes en carretera, así que la incluyo en todos los consejos que ya pudiste leer.

Pizarras magnéticas como alternativa a la tablet.

4. Tablets

El uso de las tablets en mi casa está bastante restringido, pero los viajes en avión suelen ser una excepción. Trato de no abusar de las mismas e ir combinando con otras de las alternativas que verás en este mismo artículo o en el de las apps infantiles.

Tablet en el avión con sus canciones favoritas.

Te recomiendo descargar sus películas o series favoritas, ya que no tendrás acceso a Internet. Aquí tienes nuestras recomendaciones de series y películas a partir de 3 y 4 años. También tienes las pantallas del avión, pero las películas infantiles no son siempre las más apropiadas, o la orientación de la pantalla no les permite ver bien sentados. Así que siempre solemos llevar las nuestras con sus auriculares al viajar en avión con niños.

5. Audiocuentos y canciones

Como ya te recomendaba en el artículo de los viajes en coche, el reproductor de MP3 se ha vuelto indispensable en los viajes (y en casa). Ellos eligen qué escuchan, no hay pantallas, lo usan de manera independiente, y los beneficios son muchísimos. Descubre más en nuestro artículo sobre Audiolibros.

Seguimos llevando también los libros en papel. De hecho mis hijos eligen su libro favorito para el viaje. ¿Necesitas ideas? Aquí tienes nuestros favoritos del año pasado.

6. Qué llevar en la mochila

¡Pues lo menos posible! Reconozco que con el paso de los años hemos ido reduciendo muchísimo la cantidad de trastos que nos llevamos al viajar en avión con niños.

Maletas para nuestro último viaje a España desde EEUU.

Ahora hemos reducido a los siguientes básicos:

  • Toallitas húmedas.
  • Ropa de cambio (para niños y camisetas para adultos).
  • Pañales (si aún llevan).
  • Tablets y pizarras magnéticas.
  • Reproductor MP3 y auriculares.
  • Snacks en bolsitas individuales sin frío (galletas, crackers, barritas).
  • Botellas de agua.

El viaje empieza en el avión, no en el destino

Trata de concebir el viaje en avión como el principio de tus vacaciones, no como un trámite que hay que sufrir. Incluye a tus pegotetes en todo el proceso y deja que participen en los preparativos. Viajar en avión con niños es una aventura emocionante y tus hijos e hijas se merecen vivirla con la mayor ilusión y el menor estrés posible.

¡Voy a ver a los abuelos!

¿Cuál es tu experiencia al viajar en avión con niños o bebés? ¿Qué consejos nos darías que no hayamos incluido?

¿Necesitas ayuda personalizada? ¿Sientes que ya has probado estos consejos y aún así necesitas consejos específicos para tu familia? Te recuerdo que en Pegotetes tenemos un servicio virtual de Asesorías para poder ayudarte en la crianza y educación de tus pegotetes. ¿Quieres saber más? Te lo cuento aquí.

Categorías: Familia

Pilar Gonzalez

Mujer, maestra bilingüe y madre de dos pegotetes. Estudié Psicología y pronto me fui especializando en áreas sociales y educación. Educar a una hija e hijo está siendo apasionante, y quiero compartir aquellos consejos que hubiera agradecido leer hace unos años. Ser madre es agotador, frustrante, sorprendente y, sobre todo, divertido. O al menos eso intento. ¿Me acompañas?

0 comentarios

¿Te gustó? Deja tu comentario, me encantará leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: