¿Tienes a tus pegotetes en casa y te estás volviendo loca porque no sólo no aprenden sino que tampoco es divertido? ¡Eso nos pasaba a nosotros! Hasta que creamos nuestro propio Homeschool en 3 pasos, que cubre nuestras necesidades y las de mis hijos de 2 y 4 años. Te explico cómo nos organizamos y nuestra rutina para seguir educando desde casa y no perder la cabeza en el intento. ¿Me acompañas?

¿Qué es el Homeschool o cómo aprender desde casa?

Reconozco que cuando llegué a EEUU y comencé a trabajar en educación, me sorprendió la cantidad de familias que habían optado por esta metodología. Existen muchos programas de Educación Online que permiten a las familias educar a sus pegotetes en casa. Estas escuelas facilitan el currículum y todos los materiales necesarios para todo el año. Los exámenes oficiales son similares a los del resto de escuelas.

La socialización es la gran preocupación por las familias que optan por el Homeschool, por eso existen comunidades y grupos de aprendizaje con quedadas a lo largo del año. Los estudiantes pueden interactuar con sus compañeros a pesar de estar la mayor parte del tiempo en casa.

La educación reglada en muchos países no está pasando por su mejor momento, especialmente ahora. A los padres y madres siempre nos han preocupado temas como el acoso escolar, la alimentación, la metodología de enseñanza, el tipo de currículum, etc. Ahora además, sumamos un virus que crece imparable e impide el contacto social, limitando estas interacciones tan beneficiosas en la escuela.

Por todo ello, el número de familias que han optado por educar a sus pegotetes a distancia este año ha aumentado considerablemente. El Homeschool requiere que al menos un adulto supervise el trabajo del estudiante, por lo que para muchas familias en las que no trabajan los dos progenitores, ha sido una buena solución.

¿Por qué elegí Homeschool?

El Covid-19 nos ha golpeado en un año en que ninguno de mis hijos tienen la edad obligatoria para acudir a la escuela. Con 2 y 4 años, la educación en Colorado no es obligatoria, por lo que, después de considerar muchas opciones, decidimos mantener a ambos en casa desde que empezaron a cerrar las escuelas. Actualmente tanto yo como mi marido trabajamos desde casa y podemos turnarnos: mi marido por la mañana, y yo por las tardes.

Sin embargo, esta siempre ha sido una opción temporal, por lo que todos estamos deseando volver a las rutinas previas a la pandemia. Mis hijos adoran su escuela y sus amigos allí, al igual que yo mi trabajo en contacto con mis estudiantes. El Homeschool es una opción muy interesante, y más aún cuando he visto en mi hija todos los avances de estos meses en casa, pero no es la opción que quiero para mis hijos ni para mi familia a largo plazo.

Rutinas que NO han funcionado

Desde marzo hemos probado varias opciones de Homeschool o rutina de trabajo en casa (aquí te contaba nuestra experiencia). Trabajando como maestra de preescolar, me fue muy sencillo crear actividades y seguir un currículum para mi hija.

Desde marzo hasta julio, yo me encargaba de programar actividades y realizarlas con mis pegotetes (aquí tienes un buen ejemplo para educar a ambos a la vez), pero a partir de agosto he seguido planeando actividades, siendo mi marido el que las lleva a cabo con ambos. Y después de evaluar su trabajo, ¡creo que estaría listo para trabajar de maestro donde quisiera!

Durante el Homeschool: La Rutina de los 3 pasos, escribir todos los días NO funcionó

Estas son las rutinas que hemos tratado de empezar, pero que a largo plazo se han ido “quemando” o agotando:

  • Actividades académicas dirigidas: mi casa no es mi clase, aunque yo sea la misma, así que mi primer error fue pensar que mi hija podía ser mi alumna. Seguir una rutina rígida con actividades diarias al igual que en la escuela no funcionó, y cada vez era más difícil con ambos, aumentando las rabietas y berrinches.
  • Trabajar lectoescritura o matemáticas todos los días: imponer estas actividades tampoco funcionó, aún cuando le daba varias actividades a elegir. En el blog te explico los procesos para enseñar a leer y escribir, así como a contar. Mi hija ha aprendido muchísimo en casa siguiendo ambos métodos, pero costaba muchísimo lograr que empezase y acabase las actividades.
  • Mañanas sin rutinas: los días que no teníamos rutinas y les dejaba más libertad, tampoco han funcionado. Acababan aburriéndose y discutiendo, empeorando muchísimo el comportamiento, por lo que aprendí que mis hijos necesitan seguir rutinas y organización por las mañanas.

Rutinas que SÍ han funcionado

  • Incluir la actividad física como parte de la rutina diaria. Los pegotetes necesitan trabajar la motricidad gruesa como parte de su desarrollo, así que correr, saltar, caminar, e incluso yoga, son actividades que practican todos los días.
Homeschool: La Rutina de los 3 pasos, la actividad física todos los días SÍ funcionó
  • Elegir actividades cortas con descansos. La atención de los niños con 2 y 4 años es tremendamente corta, así que las actividades duran de 5 a 10 minutos, pudiendo extenderlas si es necesario.
  • Marcar objetivos a largo plazo en lugar de diarios. Mi objetivo a largo plazo fue enseñar a mis hija todas las letras y sonidos de las letras en español (ya expliqué aquí cómo hacerlo con pegotetes bilingües), y lo hemos cubierto con creces. Si una semana no trabajamos letras, pues no pasa nada, mientras no olvidemos qué queremos lograr a largo plazo.
  • Darles más poder de decisión sobre su aprendizaje. Esta fue la gran enseñanza del Aprendizaje por Proyectos que te explicaba aquí. Deja que ellos elijan y su motivación aumentará.
  • Tener un plan, usar la misma rutina todos los días con diferentes actividades. Tratar de desayunar a la misma hora, y usar bloques de actividades similares cada día, aunque lo que trabajemos vaya cambiando.
  • Uso de temporizadores para controlar el tiempo de los diferentes bloques de actividad. Les ayuda a disminuir su ansiedad y pueden predecir lo que pasará a continuación.
Homeschool: Cómo aprender desde casa, el uso de temporizadores SÍ funcionó

Homeschool: Los 3 pasos

Esta es la rutina que actualmente seguimos en casa, y no os imagináis lo que han mejorado nuestras mañanas. Consiste en una rutina sencilla de 3 pasos o bloques. Les cree estos pósters a mano para su habitación, ya que con pegotetes pequeños, los visuales son muy importantes.

Homeschool: la Rutina de los 3 pasos

1º Elijo una actividad académica

La primera parte del día consiste en elegir una actividad académica. En el blog tienes muchas actividades educativas para incluir en este bloque. Todas las mañanas le leemos a mi hija las categoría y ella elige, y después elige también la actividad dentro de cada categoría. Si acaban pronto pueden elegir otra, no durando este bloque más de 60 minutos.

Estas son las categorías y actividades para ambos:

  • Matemáticas: cómo aprender a contar, a reconocer formas y patrones, sumas sencillas, ordenar de menor a mayor, fichas de números, etc.
  • Letras: letras y sonidos, fichas de escritura, dictado y lectura de sílabas, juegos del tipo “¿Por qué letra empieza la palabra __?”, etc.
  • Arte: plastilina, punzón, pintar con acuarelas o témperas, ficha para colorear, dibujo libre, etc. Aquí tienes nuestras actividades de arte y las últimas manualidades de otoño.
  • Inglés: lectura de libros en inglés (aquí te recomendé apps gratuitas con libros electrónicos), canción en inglés, etc.
  • Ciencias: vídeos sobre animales, experimentos en casa, etc. Aquí te explico cómo aprender sobre los planetas siguiendo el Aprendizaje por Proyectos.

La clave es dejarles elegir. Mi hija estuvo casi dos semanas eligiendo arte todos los días. Cuando acabó por aburrirse, empezó a elegir ciencias y ahora ha vuelto a querer leer y sumar, ambas tareas que acabó por no querer hacer durante el tiempo que las actividades eran más dirigidas.

2º Juego independiente o “aprendo a aburrirme”

Otro de los objetivos que teníamos en casa era lograr que mi hijo e hija jugasen de manera independiente. Desde que pasamos más tiempo en casa se estaban acostumbrando a hacer casi todo con nosotros, por lo que les costaba mucho jugar solos. Y trabajando ambos desde casa, esos ratitos de juego independiente son más que necesarios, ¿no crees?

Así que incluimos este bloque en nuestra rutina a continuación de la actividad académica. Observa a tu pegotete e incluye sus actividades favoritas. Aquí tienes nuestros juguetes y libros favoritos por si necesitas ideas. Pueden elegir entre estas opciones (tú las puedes personalizar según los juguetes que tengas en casa):

  • Leer cuentos.
  • Jugar con imanes.
  • Hacer collares.
  • Hacer puzzles.
  • Juegos de coser.
  • Juegos de construcciones.
  • Bloques y Legos.
  • Disfraces.
  • Etc.
Pegotetes en su juego independiente, esta vez se pusieron a leer.

La mayoría de las veces mis hijos eligen la lectura, pero poco a poco han ido incoporando otros juguetes con los que hacía mucho tiempo que no jugaban. Gracias a este bloque, por las tardes cuando están conmigo he observado que su juego independiente ha mejorado mucho, así como su habilidad para organizarse y decidir qué hacer con su tiempo libre.

Los primeros días les costaba mucho y solían acabar peleando o tratando de jugar con mi marido, pero es importante que este tiempo sea para que ellos se organicen y “aprendan a aburrirse”. Mi marido usa un temporizador de 30 minutos y hasta que no acaba no pasan al siguiente bloque.

3º Jugamos juntos

Por último, después de jugar de manera independiente toca jugar con papá los 3 juntos. Este es un momento perfecto para incluir la actividad física diaria que te recomendaba en los consejos. Mis hijos suelen elegir alguna de estas actividades que puedes personalizarlas a tu gusto, pero deben implicar actividades o juegos en familia:

  • Bailar.
  • Jugar al “pilla-pilla”.
  • Papá nos lee un cuento.
  • Salimos al patio a jugar.
  • Nos vamos a dar un paseo andando, en bici o monopatín.
  • Juego dramático: restaurantes, doctores, mamás y papás, etc.
  • Juegos de mesa (aquí tienes nuestros favoritos).
Los pegotetes disfrutando de la nieve con papá durante su tercer bloque del día.

Esta es mi experiencia, ¿cuál es la tuya?

Espero que te haya gustado el artículo de Homeschool: Los 3 pasos. Desde luego es totalmente personalizable, sólo tienes que observar a tus pegotetes para ver cuál es su motivación o actividades favoritas. Sólo escribo sobre aquello que conozco y he probado, así que espero que te ayude tanto como me ha ayudado a mi.

¿Quieres crear una rutina familiar similar en casa y no sabes cómo? Te recuerdo que en Pegotetes existe un Servicio de Asesoría para crear un plan personalizado para tu familia. Lo puedes solicitar aquí.

Categorías: Familia

Pilar Gonzalez

Mujer, maestra bilingüe y madre de Kira y Leo. Estudié Psicología y pronto me fui especializando en áreas sociales y educación. Educar a una hija e hijo está siendo apasionante, y quiero compartir aquellos consejos que hubiera agradecido leer hace unos años. Ser madre es agotador, frustrante, sorprendente y, sobre todo, divertido. O al menos eso intento. ¿Me acompañas?

1 comentario

7 Actividades infantiles de Primavera para hacer en familia - Pegotetes · 11 de mayo de 2021 a las 06:06

[…] una actividad de motricidad gruesa maravillosa y, como ya te explicaba en nuestro artículo de Homeschool, perfecta para realizar antes de otras actividades más académicas que requieran […]

¿Te gustó? Deja tu comentario, me encantará leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: