¿Quieres saber cómo ayudar a tu pegotete a relajarse? Después de hablar sobre educación emocional, es necesario conocer algunas técnicas para ayudar a nuestros niños y niñas volver a la calma. En este artículo te explico las técnicas que uso en casa y en clase con peques de 3 a 5 años. Las técnicas de relajación para niños forman parte de esa educación emocional tan necesaria que todos y todas debemos conocer si interactuamos con público infantil.

¿Para qué sirven las técnicas de relajación en niños?

Una vez hemos ayudado a nuestro peque a identificar emociones, hemos validado la expresión de esa emoción, y le hemos acompañado en el proceso, es hora de enseñarle cómo volver a estar tranquilo y calmado a través de las técnicas de relajación para niños.

A veces las rabietas o llantos inconsolables pueden durar eternamente, ya que muchas veces no saben cómo cambiar ese estado emocional. ¿No os ha pasado que discutís con alguien y a pesar de reconciliaros y llegar a un acuerdo os cuesta “cambiar el chip” y volver a estar bien? Los adultos también necesitamos ayuda para gestionar las emociones y pasar de un estado a otro, así que muchas de las técnicas de relajación para niños son también aplicables a adultos.

1. Técnica de respiración: “huelo las flores, soplo la vela”

La respiración es esa gran olvidada de nuestras vidas. Recuerdo la de técnicas que aprendí mientras estudiaba Psicología y las pocas que recuerdo o que uso actualmente. Respirar nos ayuda a parar, a frenar un momento nuestras vidas y centrarnos sólo en la respiración, por eso va tan unida a las técnicas de meditación y relajación.

Cuando el público es infantil tenemos que simplificar estas técnicas y hacerlas más visuales para ayudar a los peques a tener ese control de su respiración. He usado varias, pero al final la que más me gusta es la más sencilla: “Huelo flores y soplo vela”.

Consiste en series de inspiraciones y expiraciones visualizando dos situaciones diferentes:

  • Inspirar: imagino que tengo un ramo de flores en la mano, me acerco y lo huelo. Animo a los peques a hacer un puño con la mano simulando tener esas flores agarradas. Para ayudar en la visualización, les pregunto: ¿De qué color son tus flores?, ¿a qué huelen?, etc.
  • Expirar: imagino que tengo una vela de cumpleaños estirando un dedo y soplándola muy fuerte. Los niños y niñas adoran los cumpleaños, así que es muy fácil animarles a simular que su dedo es la vela que tienen que soplar. También puedes hacer preguntas similares para ayudar a visualizar.

Al principio es normal si no lo hacen perfectamente, ya que requiere de varios días y semanas practicando. Si lo incorporas a tus rutinas cada vez que tu hijo o hija está nervioso, acabarán por hacerlo de manera independiente. También pueden hacerlo justo antes de ir a dormir, como parte de la rutina de tranquilizarse para dormir mejor.

Yo suelo hacer una serie de 3 respiraciones y les animo siempre a sentarse y cerrar los ojos. El mejor momento para aplicar o sugerir esta técnica es justo antes o después de la rabieta, bien para prevenirla o bien para ayudar a la vuelta a la calma.

2. Técnica de la tortuga

Esta es una de las técnicas de relajación para niños que encontré hace años buscando estrategias para ayudar a peques de 3 y 4 años a calmarse y prevenir un comportamiento agresivo, tan normal y común esas primeras semanas de escuela y de interacción con nuevos amigos y amigas. Aquí tienes todas las imágenes y el cuento.

Originalmente el cuento de la Tortuga Tucker se pensó para estudiantes con TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad), pero pronto se comprobó lo beneficioso que era para todos los estudiantes.

Estos son los 4 pasos para usar la técnica de la tortuga
Estos son los 4 pasos para usar la técnica de la tortuga

Los pasos son muy sencillos y con práctica sólo es necesario recordar a los peques que “hagan la tortuga” cada vez que les vemos enfadados o a punto de agreder. Al principio pueden hacer físicamente la tortuga de rodillas y cubriéndose la cabeza en el suelo (¡les encanta!), pero después sólo es necesario recordar esa posición y estado mental.

En mi clase, usaba la palabra “stop” o “para” para recordarles que debíamos aplicar la técnica de la tortuga y las respiraciones. Las mismas respiraciones anteriores pueden incluirse perfectamente en la técnica de la tortuga.

Una vez la técnica está incorporada a las rutinas, es maravilloso ver cómo los mismos alumnos aprenden a autorregularse ellos mismos y también entre ellos. Ver cómo un pegotete de 3 años es capaz de decir “para” a otro que está enfadado, o bien verle cómo levanta el dedo para “soplar la vela” y empezar a respirar, ¡hace que ser maestra merezca la pena!

3. Bote de la calma

Esta es otra de las actividades de verano que puedes incluir a tu lista, ya que es una manualidad perfecta para los peques. Mi hija la hizo con sus abuelos en un taller de yoga de la Biblioteca, pero aquí te adjunto un vídeo con los pasos y materiales.

Botella de la calma hecha por mi hija y su padre
Botella de la calma hecha por mi hija y sus abuelos

Básicamente es poner en la botella purpurina, agua con colorante, aceite de bebé y taparla bien con pegamento. Explicaremos a nuestras criaturas que es un bote mágico que nos ayuda a calmarnos cuando estamos muy enfadados. Además, simboliza muy bien el estado de enfado cuando agitamos la botella y comienzan a moverse rápidamente las escamas de purpurina. Podemos decirles que eso mismo pasa en sus cabezas en plena rabieta.

La agitaremos juntos y veremos cómo poco a poco el agua va dando vueltas primera muy deprisa y después cada vez más despacio, y la purpurina empieza a depositarse abajo del todo. Mientras describimos y observamos lo que sucede en la botella, acompañamos a nuestro peque con las emociones que va sintiendo en su interior, pasando del enfado a la calma.

4. Rincón o cesta de la calma

Si eres maestra de infantil sabrás que toda clase necesita un rincón de la calma. Ese lugar al que los estudiantes pueden ir de manera independiente cuando necesitan un descanso, relajarse o resolver algún conflicto.

Yo traté de crear algo parecido en casa, pero más que un rincón, era una “cesta de la calma”. He visto que muchas mamás han creado “mesas de la paz” siguiendo la filosofía Montessori. Este último año pude incorporarla en mi aula y fue todo un éxito, pero hablaré de ella en otro post ya que está más orientada a resolver conflictos entre varios estudiantes.

Cesta de la calma en casa
Cesta de la calma en casa

En mi cesta de la paz añadí libros, un temporizador de arena, collares, nuestra botella de la calma, un espejo, libros favoritos y por último un gráfico con las diferentes emociones. La idea es que acudan a este rincón de manera independiente cuando necesiten calmarse usando los materiales de la cesta.

Mi hija Kira empezó a utilizar esta técnica correctamente, pero con su hermano de 20 meses sacando todo lo que había en la cesta, se hizo bastante complicado. Si tienes niños o niñas mayores puede que funcione mejor.

Desde luego es una técnica de relajación para niños que promueve autocontrol, autorregulación y autonomía, así que la recomiendo sin dudarlo.

5. Relajación guiada

Esta es una técnica que he usado mucho con mis estudiantes y alguna vez con mi hija. Consiste en una relajación y respiración guiada en la que vamos diciendo al niño o niña lo que tienen que hacer e imaginar.

Primero, ponemos una música relajante y bajamos un poco la luz de la habitación. Nuestra voz será muy suave, calmada y evitaremos interrupciones. Podemos empezar tumbados y pedir a los peques que cierren los ojos. Yo siempre opto por contarles una historia a modo de viaje.

Estás en una barca y vas viajando por el mar. Escuchas los pájaros y ves las nubes por encima tuya. Tu cuerpo está relajado, y puedes sentir los dedos de tus pies, los tobillos, las piernas, etc. (así hasta la cabeza). Después llegas a una isla donde sientes la arena en tus pies, puedes escuchar el ruido de las hojas de los árboles contra el viento…

Podemos hablar de las diferentes partes del cuerpo y que vayan contrayendo y relajando, o bien pedirles que pongan una mano en su tripa para notar su respiración, o bien buscarse sus pulsaciones y notar como su corazón late rápido o despacio.

Los primeros días apenas aguantan unos minutos y si haces esta técnica con más de un niño o niña a la vez, todo son risas. Pero según vas repitiendo la técnica varios días, la mayoría logra relajarse.

Playa y bote para relajación
Photo by Cris Tagupa on Unsplash

6. Otros recursos online para relajarse

Por último, quisiera hablarte de algunos recursos online que uso para apoyar las anteriores técnicas de relajación para niños y niñas. Existen multitud de webs, canales de youtube, aplicaciones para teléfonos, listas de música, etc. que pueden ayudarte a calmar a tus peques. Estas son mis favoritas.

Canales de Youtube

  • Cosmic Kids Yoga es el que más he usado por estar muy orientado a niños y niñas pequeños. Los ejercicios de yoga se realizan a través de cuentos que todos conocemos, lo que ayuda a que mantengan la atención.
  • Este otro video es el que más usé este invierno en casa y en clase. Me parece muy sencillo de seguir y lo recomiendo para principiantes en el yoga.
  • Anamaste yoga lo descubrí hace poco con la ventaja de ser en español, así que mucho más fácil de seguir para nuestros peques.

App para teléfono

Yo uso la app de Calm para Android. Conseguí una promoción gratuita para maestras para fomentar el uso de la meditación en las escuelas. Creo que puedes probarla de manera gratuita, así que te animo a hacerlo.

Tienen diferentes sesiones de meditación para niños y niñas, pero también sesiones para adultos, incluyendo sesiones de autoayuda tanto en inglés como en español.

Reconozco que he intentado la meditación varias veces y tengo poca paciencia, ni yoga pude hacer estando embarazada. Pero quizás por mi nerviosismo y mi falta de paciencia soy la candidata perfecta para incorporar estas técnicas de relajación en mis rutinas.

Y tú, ¿tienes alguna técnica de relajación favorita?, ¿qué haces en casa para poder relajar a tus niños o tú misma?, ¿me recomiendas alguna otra técnica de relajación para niños?

Categorías: Familia

Pilar Gonzalez

Mujer, maestra bilingüe y madre de dos pegotetes. Estudié Psicología y pronto me fui especializando en áreas sociales y educación. Educar a una hija e hijo está siendo apasionante, y quiero compartir aquellos consejos que hubiera agradecido leer hace unos años. Ser madre es agotador, frustrante, sorprendente y, sobre todo, divertido. O al menos eso intento. ¿Me acompañas?

4 comentarios

Infancia y Televisión - Familia - Crianza - Pegotetes · 6 de octubre de 2020 a las 06:16

[…] da al botón de apagar y eso ha ayudado mucho a evitar llantos. Y si los hay, toca aplicar alguna técnica de relajación para volver a la […]

¿Cómo motivar por aprender? Aprendizaje por Proyectos: Los Planetas - Pegotetes · 30 de noviembre de 2020 a las 21:56

[…] y el mal comportamiento. Ya te expliqué cómo tratamos las rabietas en casa, pero por muchas técnicas de relajación que usemos, después de varios días complicados, decidimos cambiar la […]

Educación emocional: ¿Cómo validar las emociones en la infancia? - Pegotetes · 30 de noviembre de 2020 a las 22:35

[…] por supuesto las técnicas de relajación son importantísimas tanto para peques como adultos. Una vez que somos conscientes y nombramos […]

Consejos para dejar el pañal de forma respetuosa - Pegotetes · 23 de mayo de 2021 a las 15:25

[…] Aprender a relajarse. […]

¿Te gustó? Deja tu comentario, me encantará leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: