¿Tu pegotete usa chupete y crees que está listo para dejarlo? Mis dos pegotetes han usado chupete y en ambos seguimos el mismo proceso. Hoy te cuento cómo lo hice de manera respetuosa, acompañándoles en el proceso, pero sin vuelta atrás. Después de explicarte cómo dejar el pañal, hoy te enseño a dejar el chupete para siempre. ¡Sigue leyendo!

Nuestra experiencia con el chupete

¿Por qué decidimos usar chupete?

Lo cierto es que no lo decidimos nosotros, aunque tampoco nos opusimos. Mis dos pegotetes tuvieron una llegada al mundo algo complicada, lo que requirió de estancias en el Hospital más largas de lo que ninguna madre desea. En ambos casos el chupete les ayudaba muchísimo a calmarse y las enfermeras nos recomendaron su uso.

Después en casa, el chupete lo han usado en situaciones puntuales: dormir y viajes en coche. Hemos tratado de no ampliar su uso al juego, y no ha interferido en la lactancia o comidas.

¿Es bueno usar chupete?

Para nosotros empezó a ser un problema cuando dependían del chupete para dormir. En las revisiones del dentista y pediatra siempre han mirado sus dientes y el chupete no parecía causar problemas en la dentición. Sin embargo, el dentista nos recomendó dejarlo antes de los 4 años. En la escuela, he tenido algún caso de estudiantes de 3 y 4 años que se ponían el chupete nada más salir de la clase. En nuestro caso ambos dejaron el chupete a los dos años y medio, muy unido a cuando decidieron dejar el pañal, como ya te contaba aquí.

Mi recomendación es que hables con pediatra, dentista y asesoras de lactancia, ya que cada caso es diferente. Hay bebés que rechazan el chupete y otros que les encanta para calmarse. En nuestro caso ayudó muchísimo a que durmiesen por la noche, pero sin embargo luego tuvimos que ayudarles a que lo dejaran al crecer.

¿Cuándo es el momento de dejar el chupete?

Como ya pasaba con el control de esfínteres, todo proceso y cambio requiere maduración, y dejar el chupete no iba a ser menos. Para dejar el chupete tratamos de acompañar en este proceso desde los dos años, aplicando los consejos que te doy a continuación.

Para nosotros estos fueron las señales para empezar el proceso:

  • Marcha totalmente independiente y controlada, ya que el uso del chupete que se cae al suelo continuamente mientras corre o anda no es higiénico.
  • Desarrollo del lenguaje para expresar sentimientos de tristeza o enfado, por lo que puede usar otras herramientas para calmarse en lugar del chupete. El uso de lengua de signos desde bebés ayudó muchísimo también.
  • El uso del chupete durante el día impide el desarrollo del lenguaje, ya que no pueden articular bien.
  • Desarrollo de la dentición, ya que el uso del chupete puede ser un problema para el desarrollo de los primeros dientes.

4 Pasos para dejar el chupete

1. Preparar y acompañar el proceso con libros

Ya sabéis que en Pegotetes usamos los libros para todo, desde hablar de emociones, estimular a bebés o luchar por un mundo más igualitario. Así que también tenemos nuestros favoritos para dejar el chupete. Mi consejo es que empieces a leerlos uno o dos meses antes y que juntos habléis sobre las ventajas de dejar el chupete.

Los libros plantean diferentes estrategias, como meterlos en una caja y mandarlos a otro sitio, enterrarlos, colgarlos en el “árbol de los chupetes”, etc. En nuestro caso, fue muy sencillo ya que mi hija mayor decidió dárselos a su hermanito pequeño “para que dejara de llorar”, y mi hijo pequeño decidió mandárselos a su primito Bruno por la misma razón. Fue su decisión y esto ayudó muchísimo en todo el proceso.

2. Reducir situaciones de uso

Mis pegotetes sólo usaban el chupete en el coche y para dormir en las siestas y por la noche. Así, empezamos a reducir esas situaciones. Lo más fácil fue durante los trayectos en coche. Un día lo quitamos de su sillita y no lo mencionamos. Al llegar a casa hablamos de lo bien que había ido sin chupete, ya que habíamos podido hablar y cantar.

Hacer ver a tu pegotete que los trayectos en coche o paseos en su cochecito, pueden ser igual o incluso más divertidos sin chupete, es un primer paso muy importante.

Al dormir es más complicado, ya que en muchos casos lo necesitan para calmarse y lo tienen muy asociado al hábito de dormir. Sin embargo, en el resto de situaciones es más fácil ya que podemos entretenerle y que no piense en su chupete tan deseado.

3. Sustituirlo por una manta de apego u objeto de consuelo

Una vez has logrado que el chupete se reduzca a las noches, viene el paso más difícil, ya que normalmente los pegotetes usan el chupete para ayudarles a calmarse y conciliar el sueño.

Nosotros optamos por usar un objeto de consuelo que ya existía y usaban junto al chupete para dormir. Les ayudamos a recurrir al mismo para dormirse en lugar de a su chupete. Al principio usaban ambos y, una vez tomaron la decisión de regalarlo, sólo usaron el objeto de apego o consuelo.

Mi hija usaba un osito con el que siempre dormía, así que lo siguió usando sin el chupete. Y en el caso de mi hijo fue aún más fácil porque usaba este chupete y elefante de Avent y cuando decidió dejar el chupete, tan sólo tuvimos que cortarle el chupete verde para poder seguir usando el elefante por separado.

Si bien muchos niños no tienen objetos de consuelo, en general son muy necesarios en el desarrollo de nuestros hijos e hijas y, al igual que el chupete, también se desprenderán de ellos una vez estén listos. Aquí te comparto este artículo para entender mejor la función de estos objetos.

4. Una vez dado el paso, no hay vuelta atrás

Y esto es lo más importante, ya que las primeras noches serán complicadas. Reconozco que más de una me han dado ganas de devolverle el chupete para poder seguir todos durmiendo. Sin embargo, una vez se toma la decisión, hay que ser consecuentes y tirar todos los chupetes que tengáis en casa.

Cuando se acuerde de él y os lo pida, recordarle qué hicisteis con ellos y que fue su decisión: “Recuerda que le dimos todos tus chupetes a tu primito Bruno, para que así no llorase más”. Con mis dos pegotetes fue complicado ya que tienen un carácter igual o peor que el de su madre, pero al final se supera.

Acompaña en el proceso, valida sus emociones (aquí te contaba cómo), sigue leyendo los cuentos recomendados y felicítale por el gran paso que ha tomado y todas sus ventajas (“ahora puedes hablar y te entiendo, puedes correr sin que se te caiga el chupete, puedes dormir sin ayuda del chupete, etc”). Y aquí cada niño es un mundo, ya que con mi hija fueron sólo un par de noches malas, y con mi hijo tardamos algo más porque decidió dejar el chupete a la vez que dejaba el pañal.

Espero que estos 4 pasos te hayan ayudado a visualizar más fácilmente como podemos acompañar a nuestro pegotete para dejar el chupete. Me encantaría conocer tu experiencia, así que te invito a dejar tu comentario abajo del artículo o bien en redes sociales, tanto Facebook como Instagram. Y por supuesto, comparte el artículo con alguna mamá que esté pasando por este proceso, ¡Seguro que te lo agradece!

¿Necesitas ayuda personalizada? ¿Sientes que ya has probado estos consejos y aún así necesitas consejos específicos para tu familia? Te recuerdo que en Pegotetes tenemos un servicio virtual de Asesorías para poder ayudarte en la crianza y educación de tus pegotetes. ¿Quieres saber más? Te lo cuento aquí.

Categorías: Familia

Pilar Gonzalez

Mujer, maestra bilingüe y madre de dos pegotetes. Estudié Psicología y pronto me fui especializando en áreas sociales y educación. Educar a una hija e hijo está siendo apasionante, y quiero compartir aquellos consejos que hubiera agradecido leer hace unos años. Ser madre es agotador, frustrante, sorprendente y, sobre todo, divertido. O al menos eso intento. ¿Me acompañas?

3 comentarios

Marta · 7 de noviembre de 2021 a las 05:19

Muchas gracias por este post, necesitaba algo así. Es algo a lo que pronto debemos enfrentarnos con mi mayor (3 añitos) y la verdad es que no sabía como hacer para que se lo menos doloroso para ella.
Empezaremos desde ya con los cuentos! Gracias!

    Pilar Gonzalez · 7 de noviembre de 2021 a las 06:13

    Gracias Marta por tu mensaje. Creo que a mí también me hubiera gustado leer este post hace unos meses… ¡De ahí la idea de escribirlo! Los cuentos es la mejor forma para empezar porque así vas preparando el terreno y le involucras en el proceso. Es una buena forma de comprobar si está o no listo para dejarlo al ir comentando el cuento juntos. Un abrazo enorme y ánimo en el camino.

Consejos para dejar el pañal de forma respetuosa - Pegotetes · 31 de octubre de 2021 a las 22:33

[…] El control de los esfínteres es parte de su desarrollo y, al igual que para empezar con comida sólida o para aprender a hablar, debemos fijarnos en las señales y observar, ya que cada pegotete tiene un ritmo de desarrollo diferente. Lo mismo ocurre con el proceso para dejar el chupete, del que también te hablo aquí. […]

¿Te gustó? Deja tu comentario, me encantará leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: